viernes, 22 de enero de 2010

La Fundación Santa María restaurará la Catedral de Albarracín y gestionará las visitas guiadas al templo

21.1.2010.

 


En Aragón Liberal

El vicepresidente de Aragón, José Ángel Biel, ha firmado un convenio con el Obispado de Teruel y Albarracín para la rehabilitación de este monumento, el único del conjunto histórico aún sin restaurar

La Fundación Santa María será la encargada de acometer la restauración integral de la Catedral de Albarracín. Así lo establece el convenio firmado esta mañana entre el vicepresidente de Aragón y presidente de la Fundación Santa María de Albarracín, José Ángel Biel, y el administrador apostólico de la Diócesis de Teruel y Albarracín, José Manuel Lorca. El acuerdo también recoge que será la Fundación Santa María la encargada de gestionar y realizar las visitas guiadas al templo tras su restauración.


La Catedral es la iglesia principal de la ciudad y de la zona y, junto con el Palacio Episcopal, constituye el núcleo preferente de la historia de Albarracín. Sin embargo, es el único monumento del conjunto histórico que aún no se ha restaurado de manera integral. Gracias al convenio rubricado hoy, la Fundación Santa María de Albarracín se compromete a obtener la financiación necesaria para su restauración, a aportar los medios materiales, técnicos y humanos necesarios, y a abordar la recuperación integral arquitectónica y de los bienes muebles del templo.

Además, una vez restaurada, la iglesia se englobará en el programa de la Fundación Albarracín, espacios y tesoros , en el que ya se incluyen los principales monumentos de la ciudad. Por lo tanto, el Obispado de Teruel y Albarracín pemitirá que, tras su restauración, las visitas guiadas a la Catedral sean llevadas por la Fundación Santa María. Esta autorización para la gestión de la atención al público del templo tendrá una vigencia de 25 años, prorrogables por periodos de cinco años.

El vicepresidente ha señalado que 'el convenio incluye la voluntad clarísima de que la Fundación Santa María, con las ayudas que recabará, se compromete a hacer la restauración integral de la Catedral de Albarracin', así mismo ha asegurado que 'la Fundación se encargará cada año hacer la partida presupuestaria correspondiente para que, en un plazo prudencial de tiempo, pueda estar terminada la restauración'.

La Catedral cuenta con un Plan Director, redactado por el arquitecto Pedro Ponce de León en 1999, que ha supuesto ya  la recuperación exterior del monumento y el coro interior en dos fases consecutivas con una inversión aproximada de un millón de euros. Gracias al convenio firmado hoy, el resto de la restauración se acometerá por fases por parte de la Fundación Santa María de Albarracín y su centro de restauración. Para este año 2010 el presupuesto de la Fundación destina una partida de 200.000 euros a este fin.

El corazón de la historia de Albarracín

La Catedral es uno de los núcleos monumentales más importantes de Albarracín y su historia va en paralelo a la de la ciudad. La Catedral actual se construyó específicamente en el siglo XVI, como el resto de los edificios religiosos de la ciudad. Se comenzó por la cabecera y el coro, para después cerrar la nave central, levantada por Quinto Pierres Vedel en 1566. La torre se levantó a finales de este siglo como la última obra de envergadura con la que se cierran los trabajos principales. Con posterioridad, en el siglo XVIII, se retoma su decoración interior, acomodándola a los gustos barrocos del momento. Eso también ocurre en el resto de las iglesias de la ciudad.

Como buen ejemplo del siglo XVI, se estructura en torno a una planta rectangular que prácticamente comprende la anchura del meandro en el que está instalada la localidad de Albarracín. Cuenta con una nave central y capillas laterales alojadas entre los contrafuertes del monumento, éstas más bajas que la nave principal, que, a su vez, se remata por un ábside poligonal y por un coro que cae literalmente hacia el fondo del cañón del Guadalaviar, sujeto por prolongados contrafuertes. El cubrimiento es de bóveda estrellada y en su interior pudieran encontrase las decoraciones de su última ambientación dieciochesca.

En su interior destaca la Capilla del Pilar, del siglo XVIII, atribuida al obispo Navarro y Gilabert y la de los privilegiados , o Capilla de las Almas, que cuenta con una bóveda vaída y decoraciones geométricas en estuco, abierta en el siglo anterior. Como Catedral, cuenta además con las dependencias necesarias para su funcionamiento neurálgico (archivo, sala capitular, almacenes, cripta&) En cuanto a sus bienes muebles es destacable el formidable Retablo Mayor, dedicado a la transfiguración de Cristo (siglo XVI) y fabricado por Cosme Damián Bach, y también el de San Pedro de este mismo autor y época, que procede de la Iglesia de Santa María, restaurada como auditorio de Albarracín.

Fundación Santa María

La Fundación Santa María de Albarracín es un proyecto de gestión integral del patrimonio  nacido en 1996, pionero y modélico en España, que cuenta con dos ámbitos preferentes de actuación: la restauración arquitectónica y de bienes muebles, y su activación cultural. Cuenta con un centro de restauración, diferentes residencias culturales, así como distintos espacios expositivos y museos para el cumplimiento de este fin. Pretende configurar, en síntesis, una importante ciudad cultural en sintonía con su especial patrimonio, previamente recuperado y después activado y conservado. La restauración, mantenimiento y atención del patrimonio de la ciudad es por tanto su objetivo preferente.
 
La acción restauradora ha ido creciendo en los años de vida de la Fundación, lo que ha supuesto la mejora de buena parte del patrimonio de la ciudad de Albarracín y la dotación de hasta once infraestructuras culturales diversas, dependientes de la institución, con las que vertebrar el importantísimo núcleo cultural con el que se asocia hoy Albarracín. Con este sistema se crea una unidad de atención complementaria muy importante para la hacer viables las infraestructuras dependientes de la Fundación, creando una unidad de atención lógica, respetuosa y muy valorada por la sociedad en general. Con este sistema se vertebra un método de gestión integral, complementario en recursos y personal, y que hace viable la atención del patrimonio en su conjunto.
La Fundación Santa María de Albarracín está regida por un Patronato, constituido por los representantes de las instituciones fundadoras (Gobierno de Aragón, Obispado de Teruel y Albarracín, Ayuntamiento de Albarracín e Ibercaja) y cinco miembros elegidos entre personas especialmente relevantes para la cultura y el patrimonio de la comarca. El presidente de la Fundación Santa María es el vicepresidente de Aragón, José Ángel Biel, y el director gerente de la misma es Antonio Jiménez.

No hay comentarios: