miércoles, 2 de julio de 2008

Territorio Dinópolis amplía su oferta con una nueva sede en Albarracín

2.7.2008.



Por: Redacción

El quinto centro en la provincia de Teruel se llama Mar Nummus y recrea el proceso de formación de los fósiles. Hasta la fecha 1,2 millones de personas han visitado los centros que componen Territorio Dinópolis, en los que el Gobierno de Aragón ha invertido 37 millones de euros

www.aragonliberal.es


Territorio Dinópolis amplía su oferta con una nueva sede en Albarracín

El vicepresidente del Gobierno de Aragón, José Ángel Biel, ha inaugurado Mar Nummus, el nuevo centro de Territorio Dinópolis en la localidad turolense de Albarracín, acompañado por el director gerente del Instituto Aragonés de Fomento (IAF), Antonio Gasión y por el viceconsejero de Turismo, Javier Callizo.

 

Esta nueva sede de Dinópolis, la quinta que abre sus puertas en la provincia de Teruel, se ubica en una parcela de 5.000 metros cuadrados en el paraje natural de Casagrande, al que se accede por la zona del Arrabal. Con una superficie construida de 256 metros cuadrados, tiene una sala de exposición como pieza principal del edificio y diferentes dependencias para los servicios complementarios, así como juegos infantiles y aparcamiento en el exterior. La inversión requerida para la construcción y equipamiento de estas instalaciones cuyas obras comenzaron en septiembre de 2007 ha ascendido a 900.000 euros que ha aportado el Instituto Aragonés de Fomento.

 

La formación de los fósiles como eje central

 

Mar Nummus muestra al visitante cómo se forma un fósil, herramienta crucial para que los paleontólogos puedan investigar la vida en el pasado. Albarracín y su entorno estaban cubiertos hace más de 150 millones de años por un mar jurásico, el Mar de Tethys, precursor del actual Mediterráneo. Será precisamente una amplia colección de fósiles de los seres que habitaron el citado mar lo que puedan contemplar quienes acudan al centro: cocodrilos, esponjas, braquiópodos, ammonites, bivalvos, gasterópodos y equinodermos, entre otros. Además, se puede ver una especie de ammonites única en el mundo encontrada en Albarracín y denominada Albarracinites albarracinensis.

 

Sin embargo lo que más llama la atención del edificio incluso antes de entrar en él es la impresionante réplica a tamaño real colocada sobre el tejado. Es un Liopleurodón, el mayor depredador conocido: un gigantesco reptil acuático que vivió en los  mares jurásicos y cuyos dientes que casi duplicaban en tamaño a los de un Tyrannosaurus rex- le servían para cazar a los animales marinos que convivían con él.

 

 

Dinópolis ha recibido 1,2 millones de visitantes en siete años

 

Desde que abriera sus puertas hace ahora siete años el primero de los centros Dinópolis Teruel- 1.200.000 personas han visitado las diferentes ubicaciones de Territorio Dinópolis, que sigue creciendo con la apertura de Mar Nummus. El de Albarracín se suma a los otros cuatro innovadores museos que ya funcionan en otras tantas localidades de la provincia: Inhóspitak (desde 2003) en Peñarroya de Tastavins, Legendark (2003) en Galve, Región Ambarina (2004) en Rubielos de Mora y Bosque Pétreo (2006) en Castellote.

 

El objetivo inicial con el que el Gobierno de Aragón puso en marcha Dinópolis en 2001 impulsar el sector del turismo y el ocio aprovechando la riqueza paleontológica de la provincia de Teruel- se está cumpliendo, ya que los centros de Territorio Dinópolis se han convertido en todo un motor turístico y económico. Además, Dinópolis está en buena medida detrás del significativo aumento que han registrado en los últimos años las cifras de visitantes nacionales y extranjeros- y las pernoctaciones en la provincia de Teruel. Hasta el momento, la inversión realizada por el Gobierno de Aragón en este nuevo concepto de parque cultural, científico y de ocio supera los 37 millones de euros.

No hay comentarios: